Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
"El presupuesto total en ciencia y tecnología de Chile es muy bajo".
Sergio González Miranda,, Premio Nacional de Historia 2014
Diario la Estrella de Iquique, edición 09/10/2020.

En estos días tan aciagos producto de la pandemia que recorre el mundo, no dejamos exhibir lo peor de nuestra condición humana: un nuevo conflicto bélico enfrenta a azeríes musulmanes y armenios católicos en Nagorno Karabaj. En lo político, vemos a una vergonzosa carrera presidencial en Estados Unidos generada por Donald Trump y sus partidarios. En Bielorrusia la penosa figura del presidente Alexandre Lukashenko, que es un residual de la antigua política estalinista.

Un aire fresco nos ha llegado desde Suecia con los resultados de los premios nobel de física y química. Tres mujeres han alcanzado esa notable distinción. La física teórica norteamericana Andrea Mia Ghez, de solo 55 años, quien ha liderado un proyecto que ha logrado cartografiar con precisión la Vía Láctea. Fue distinguida junto al inglés Roger Penrose y el alemán Reinhard Genzel. El nobel de química fue para la francesa Emmanuelle Charpentier y la norteamericana Jennifer Doudna, quienes trabajan en genética humana. Imagino a miles de niñas chilenas deseando estudiar ciencias inspiradas por estas tres mujeres notables.

La pandemia ha sido el argumento del flamante ministro de ciencias Andrés Couve, para suspender las becas Chile, que financian a estudiantes de doctorado y magister en el extranjero, frustrando sueños de muchos jóvenes que se han esforzado por años para recibir ese aporte que entrega -en rigor- la sociedad chilena. Si hubo un grupo afectado por esta pandemia que llegó primero al hemisferio norte, fue precisamente el de los becarios Chile. Por lo anterior, muchos han solicitado una extensión de los plazos para poder terminar con éxito sus estudios, pero la ANID se los ha negado. ¿Qué sucede? Hasta no hace mucho se hablaba de la importancia de la formación de capital humano avanzado para el desarrollo del país.

Es cierto que la pandemia ha significado un gasto muy alto que no estaba previsto el año pasado, pero ¿por qué las becas Chile? El presupuesto total en ciencia y tecnología de Chile es muy bajo comparado con los países de la OCDE. Tradicionalmente ha sido el Ministerio de Hacienda el que define la importancia del quehacer científico; por lo mismo, se pensó en un Ministerio de Ciencia y Tecnología para que la opinión de los científicos fuera escuchada a ese nivel de la decisión política.

Espero que desaparecida la pandemia y, con ella, el argumento de la suspensión de las becas Chile, estas vuelvan a reponerse.

Cerrar menú
X