Alumnos del quinto año de Derecho de la UTA, se adjudican proyecto que beneficia al pueblo afrodescendiente chileno

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Una veintena de proyectos de alumnos y alumnas de derecho, provenientes de todas las regiones, recibió la versión 2020 del concurso “Desafío Pro Bono”, iniciativas de equipos de estudiantes de primero a quinto año de derecho, que abordaron diversas temáticas socio-jurídicas.

Sebastián Alfaro Escobar y María Francisca Ormazabal Rojas, alumnos del quinto año de la carrera de Derecho de la Universidad de Tarapacá, son los estudiantes autores del proyecto ganador “Años de Oscuridad”, iniciativa que se implementará en la ciudad de Arica en beneficio directo al pueblo afrodescendiente chileno, gracias al auspicio de Fundación Pro Bono.

Fundación Pro Bono es una organización que nace al año 2000 con el fin de promover y facilitar el acceso igualitario a la justicia en favor de personas y grupos vulnerables y de organizaciones sociales. Además, desde hace 6 años, invita a estudiantes de derecho, a lo largo de todo Chile, a presentar proyectos que identifiquen un problema socio-jurídico que afecte a personas o grupos sociales y plantear soluciones concretas y tangibles desde la aplicación del derecho, buscando beneficiar a dichas personas o grupos, a través del proyecto denominado Desafío Pro Bono.

“El concurso se trata básicamente de identificar un problema socio-jurídico que se presenta en nuestra sociedad, la cual nosotros deberíamos de entregar ciertas soluciones con el objeto de mitigar dicha problemática, ocupando a la par herramientas jurídicas. Ahora bien, en virtud de una extensa investigación que hicimos en conjunto con mi compañera nos dimos cuenta que, en nuestra región, el pueblo afrodescendiente por años ha sido silenciado e invisibilizado por parte del estado y de la sociedad en general. Sin dejar atrás las distintas discriminaciones que han sufrido, agregando que RECIEN (y lo recalco con mayúscula) el año 2019 se promulgó la ley 21.151 que reconoce legalmente al pueblo afrodescendiente como pueblo tribal, por lo que, al ser una ley reciente, aún existen cuestiones pendientes, ambiguas que me parece prudente y necesario resolverlas y aportar al pueblo beneficiado con nuestro proyecto”, explicó Sebastián Alfaro, integrante del equipo ganador. 

Años de Oscuridad”

El proyecto de Sebastián Alfaro y María Francisca Ormazabal, busca reivindicar la cultura, historia y tradición del pueblo afrodescendiente ariqueño, en un contexto de discriminación y marginación social en el ámbito educacional y de la implementación de la nueva ley 21.151.

La comunidad afrodescendienterepresenta un 4.2% de la población total de Arica (Censo 2017) y si bien se ha organizado a nivel social y político, dada la reciente promulgación de la ley que les otorga reconocimiento legal, aún existen elementos trascendentales que se encuentran pendientes. Entre éstos el reglamento de la ley, la aplicación de la norma, y sobre todo la erradicación de la discriminación.

A través de la realización de diversas actividades de difusión y de asesoría jurídica, este proyecto impulsará el conocimiento, socialización y pertenencia de la ley 21.151, al igual que del Convenio 169 de la OIT y también aspectos sociales y culturales, como la tradición e historia de este pueblo. Su intervención se realizará principalmente en la comunidad escolar.

Respecto a los objetivos del proyecto adjudicado, Sebastián Alfaro explicó que “el primero de ellos tiene como propósito resolver todas las dudas que tenga el pueblo en relación con la ley 21.151 y el convenio 169 OIT. “La idea original era efectuar asesorías jurídicas con profesionales expertos en la materia de forma presencial, pero debido a la contingencia sanitaria que nos atañe como país, esta actividad se desarrollará por la plataforma virtual de Zoom. Con el propósito de materializar nuestro primer eje el miércoles 5 de agosto, a las 16:00 horas, se realizará el primer conversatorio y/o asesoría jurídica patrocinada por la fundación Pro Bono y por abogados miembros del Estudio Jurídico Pfeffer y Asociados”.

Agregó que, “el segundo eje tiene como objetivo dar a conocer a toda la comunidad la cultura, tradición y bailes afrodescendientes chileno, concentrándose en la comunidad educativa, por lo cual pretendíamos realizar charlas culturales a establecimiento educacionales de la ciudad, pero debido al coronavirus es que ahora lo materializamos enviando cápsulas de videos a colegios y liceos de la ciudad que aún estamos definiendo para que sea impartido a sus estudiantes”.  

Ante este importante logro, María Francisca Ormazabal expresó: “el haber ganado este concurso ha sido una puerta llena de aprendizaje, así como esperamos que lo sea para las personas a quienes va dirigido este proyecto. El aprender sobre la historia de este pueblo y sobre su situación contemporánea podría ser de gran aporte a larga lucha que llevan como pueblo tribal chileno, tanto para que vayan tomando el espacio que se merecen dentro de la sociedad y se le otorguen sus debidos derechos”.

En tanto, Sebastián Alfaro, señaló que, “estoy muy contento por hecho de haber ganado este concurso, más que todo por la oportunidad de poder aportar a un pueblo que realmente merece ser escuchado tanto desde su cultura hasta sus derechos. Sin duda alguna, tenemos todas las ganas y la motivación de poder contribuir desde el derecho, utilizando todas las herramientas jurídicas de forma positiva e impactante. Por otra parte, es muy enriquecedor poder nutrirse con culturas, tradiciones, personas e historias que desconocía como la del pueblo afrodescendiente chileno”, concluyó. 

Cerrar menú
X