Salud mental: Creación de herramientas psicosociales, académicas y laborales en pandemia

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Esta iniciativa tiene como objetivo promover un adecuado autoconocimiento emocional y personal, desarrollando herramientas y reforzando las fortalezas para lograr un mejor estado de concentración y tranquilidad.

En estos días de contingencia son muchas las emociones vividas y cambiantes, por lo que en ocasiones nos encontramos con situaciones que nos llevan a tener emociones que se escapan de nuestro control. Por ello, es fundamental que, al igual que se cuida la alimentación y el estado físico, también se preste atención a la salud mental.

Una de las mayores preocupaciones que deriva de la situación generada por la pandemia del coronavirus, que ha obligado a millones de personas a permanecer en sus casas, con el fin de evitar la propagación de la enfermedad, es el cuidado de la salud mental. Es en este contexto que, el Área de Formación Integral de la Dirección de Docencia actúa y se hace cargo realizando un importante trabajo con estudiantes y académicos en torno al desarrollo de talleres de salud mental. El trabajo realizado, ha tenido un gran impacto, contando hasta el momento con una gran participación e interés, teniendo una asistencia de 210 estudiantes y 78 docentes de Arica e Iquique, lo que hace evidente lo atingentes y necesarios que son estos espacios.

Pablo Ampuero Varas, profesional de la Dirección de Docencia a cargo del desarrollo de los talleres, realizó un balance de las actividades y contó cómo nace la necesidad de llevar a cabo este trabajo. “La inquietud nace por el desgaste de las personas detrás del rol que juegan en el espacio universitario y a raíz de la crisis sanitaria con las modificaciones que trajo a nuestras vidas. De esta forma, estudiantes y docentes han transparentado sus niveles de estrés, ansiedad o angustia gatillados por temas o formas hoy tan comunes como el teletrabajo y el telestudio”, explicó el profesional.

En relación a cómo ha sido la acogida y el impacto del trabajo, Ampuero Varas, detalló que el taller para estudiantes trata sobre el manejo de estrés y ansiedad desde el ejercicio, el arte y fundamentalmente la meditación. En el caso de los docentes se abren espacios de conversación (focus group) que permiten el vaciamiento y la contención emocional. “Todos se han mostrado muy agradecidos ya que como Universidad no sólo funcionamos como comunidad de aprendizaje, sino también como comunidad de cuidado mutuo”, puntualizó.

Finalmente, y a modo de observación, el psicólogo expresó que “el análisis siempre lleva la reflexión hacia un mismo elemento. Necesitamos espacios de reencuentro con uno y los demás que emulen el intercambio que favorecían los jardines, las aulas, los casinos y los pasillos de nuestra Universidad. Tenemos una misión y es que el distanciamiento social no se transforme en soledad. Nuestra comunidad Universitaria al servicio de sostenernos mutuamente, en esta oportunidad, por medio de la tecnología y desde el resguardo personal y de nuestras familias. Solo un ejemplo, en un taller la semana pasada, al finalizar los estudiantes de manera espontánea se preguntaban si jugaban Ludo online. En ese se armó un grupo y terminamos jugando y lo más valioso, intercambiaron sus números de teléfono y redes sociales para seguir en contacto. Esto es fundamental”, reflexionó.

Cerrar menú
X