Declaración pública Red de Carreras de Psicología de las universidades del estado

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

En el marco del XIV Congreso Chileno de Psicología, en la Ciudad de Arica, la Red Nacional de Carreras de Psicología de las Universidades del Estado Declara:

  1. Rechazamos enérgicamente el uso de todo tipo de violencia, condenando enfáticamente la criminalización y deshumanización del actual movimiento social por parte del gobierno y la violación sistemática de los derechos humanos a través de las fuerzas policiales, vulnerando incluso los derechos fundamentales de niñas y niños. Esta violencia reactualiza el trauma histórico sufrido durante la dictadura, así como también genera un conjunto de impactos negativos en la ciudadanía y en el tejido social, deteriorando el bienestar y la convivencia social.
  2. Este movimiento ha venido siendo un espacio colectivo, que de modo transversal ha permitido expresar a chilenas y chilenos, de distintas generaciones, su indignación por los variados y sistemáticos atropellos a la dignidad humana, producto de las desigualdades y violencia estructural que ha afectado a parte importante de la población. Estas condiciones han generado un malestar profundo y extendido, que ha limitado el bienestar y han propiciado el incremento de problemas de salud mental y física. Estos síntomas, lejos de representar una patología individual, son manifestaciones de un orden social que ha limitado las oportunidades para el desarrollo de capacidades y potencial humano.
  3. Reconocemos el derecho del movimiento social a manifestar sus sentidas y legítimas demandas, que tienen como centro recuperar y fortalecer la dignidad humana mediante un modelo social y económico que permita construir un nuevo pacto social en el país. Este movimiento ha sido construido desde la base, y es un llamado a considerar de modo protagónico la participación ciudadana en la toma de decisiones en la construcción de una nueva Constitución.

Llamamos a psicólogas y psicólogos de nuestro país a seguir contribuyendo de modo activo al cambio social que impulsa este movimiento, ubicando el bienestar y la salud mental como bienes públicos intransables y el respeto a todas las personas como un valor irrenunciable. Así también, a sostener y favorecer los procesos virtuosos de solidaridad, sentido de comunidad, participación y empoderamiento de la ciudadanía que están constituyendo hoy los cimientos del nuevo Chile que todos queremos construir.

Cerrar menú