Conmemoración del Día Internacional de las Mujeres. Un 8 de marzo diferente.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Palabras del Rector Dr. Emilio Rodríguez Ponce. Conmemoración del Día Internacional de las Mujeres. Sala de Eventos FACSOJUR Viernes 8 de Marzo 11:00 horas

Sin duda que las universidades chilenas presentan un antes y un después en materia de género luego de mayo de 2018. Esto es así, primero, por la constitución de la Mesa de Género del CRUCH, como órgano permanente de consulta y asesoría de todas las universidades que pertenecen al Consejo y, segundo, por el levantamiento de un movimiento estudiantil inédito que puso en evidencia las inequidades de género presentes en los espacios universitarios, todo lo cual hizo patente la necesidad de institucionalizar y transversalizar la perspectiva de género en la Universidad de Tarapacá.

En materia de institucionalización, se hicieron ajustes al Sistema de Dirección Estratégica a fin de incorporar dentro de los valores corporativos la equidad de género, introduciéndose programas estratégicos institucionales que apuntan en la misma linea. En septiembre de 2018 se creó la Dirección de Equidad de Género con el objetivo de definir, implementar y evaluar políticas, programas y normativas desde la perspectiva de género, para contribuir al perfeccionamiento de una sociedad justa, humanista y democrática a través de la promoción, formación e investigación con equidad de género. Esta Dirección está a cargo de la Dra. Claudia Moraga, quien ha iniciado un plan de trabajo con la comunidad universitaria y regional.

Actualmente, se encuentra en proceso de oficialización el Comité Asesor de la Dirección de Equidad de Género, órgano integrado por representantes de distintos estamentos, cuyo fin es proponer y difundir políticas, actividades y programas desde la perspectiva de género, con énfasis en la prevención y educación.

En materia de transversalización de la perspectiva de género, estamos elaborando un diagnóstico de las condiciones de género al interior de la universidad, el que nos permitirá conocer de manera acabada el estado de situación y avanzar a paso firme en políticas y acciones que decididamente apunten a la disminución y eliminación de las brechas detectadas.

Por otra parte, a través de la Dirección de Equidad de Género nos hemos comprometido a evaluar el modelo educativo de la universidad para promover la equidad de género en los procesos formativos; fortalecer la vinculación del pregrado y del postgrado con el entorno social y económico, logrando contribuciones intelectuales que además de impactar en el medio científico y tecnológico, puedan tener efectos en la comunidad y en el desarrollo regional a través del diseño de un plan de estudio con perspectiva de género; potenciar y consolidar las capacidades institucionales para la investigación científica y tecnológica de la Universidad a través de la formalización de núcleos/lineas/ grupos de investigación, programas y acciones que consideren al género dentro de los lineamientos; difusión de experiencias y resultados de investigación e innovaciones en docencia universitaria con enfoque de género y nuevas prácticas que nos permitan avanzar hacia la reducción de las brechas de género.

Ahora bien, los desafíos que asumimos no son pocos pues se constituyen en verdaderos cambios en el modo de entender las relaciones entre hombres y mujeres, reconociendo la posición de desigualdad histórica en que éstas se han hallado históricamente en los distintos ámbito de la sociedad, dentro de los que por cierto no se encuentra exento el contexto educativo y particularmente el universitario.

Para lograr incidir entonces, las políticas de igualdad de género y no discriminación que –alineadas con nuestro Sistema de Dirección Estratégico- apunten a institucionalizar la perspectiva de género en los diversos ámbitos del quehacer de la Universidad de Tarapacá nos servirán de soporte para favorecer la conciliación de las obligaciones laborales y académicas con el desarrollo de la vida individual, familiar y social; evitar la discriminación en los procesos de convocatoria, selección y promoción y abordar la violencia de género en el ámbito universitario; y, promover el uso del lenguaje no sexista.

Estamos ciertos de que cada 8 de marzo no es un día de celebración sino de conmemoración de tantas y tantas mujeres que han contribuido desde los más diversos espacios a alcanzar la igualdad en relación a los hombres y en todos los niveles de la sociedad, lo que hemos asumido como nuestro compromiso. Hoy podemos decir que este es para nosotros un 8 de marzo diferente.

Cerrar menú