Textiles Prehispánicos y Coloniales

Detalle de Chuspa de PLM3

Liliana Ulloa

Universidad de Tarapacá, Arica

 

Vestirse y adornarse es probablemente una actividad universal en todas las culturas; que, además de proteger y embellecer el cuerpo expresan diversos textos que son decodificados en cada sociedad como indicadores de estatus, pertenencia étnica, profesión, sexo, edad, etc. En el mundo andino es un quehacer aún más relevante por razones domésticas y rituales.

Sabemos por las fuentes documentales del período de conquista hispana que el tejido desempeñaba el rol de arte mayor, que tenía fines mágico-religiosos y que incluso en ellos se registraba parte de la historia. Los contextos arqueológicos prehispánicos nos permiten reconstruír parte del complicado sistema de códigos asociados a la vestimenta, así como también saber de su tecnología, materia prima, formas e iconografía.

La industria textil en Los Andes comienza en época temprana, incluso antes que la alfarería y que los procesos agro-pastoriles. Se reconoce su alto grado de complejidad técnica y estética, así como también la capacidad de las tejedoras para identificar y trabajar diferentes materias primas, tales como fibras de origen vegetal y animal, entre ellos totora, junquillo, algodón, lanas, pelos, plumas. En su elaboración se empleaban instrumentos para hilar, tejer y bordar, como husos, telares y agujas. Por estudios etnográficos sabemos que las mujeres son las que tejen en los tradicionales telares de cintura y de suelo y los hombres eran los encargados de fabricar cordelería, sogas y hondas.

Desplegaron gran habilidad en el uso de tintes de origen vegetal, mineral y animal. De acuerdo a sus tradiciones culturales lograron combinar armónicamente los hilados, con diferentes matices de colores. En otros casos las telas fueron teñidas e incluso pintadas para lograr diseños realmente excepcionales.

 

Período Arcaico (6000 aC - 1000 aC)

Las primeras evidencias de tejido están asociadas a bandas de cazadores y recolectores marítimos que habitaron la costa entre 6000 y 2000 años antes de Cristo. Torcían fibras vegetales y de camélido para confeccionar faldellines y cobertores púbicos, bolsas de malla y esteras para cubrir los cuerpos en ritos funerarios bastante complejos durante una época conocida como Tradición Chinchorro.

Las técnicas estructurales usadas en este período son el torzal o amarra, que consiste en la instalación de un sistema fijo de hilados de urdimbre, cruzados por una trama doble que los une, sin ser aún tejido a telar.

Hay indicios del uso de colores rojo y ocre, en hilados de lana de camélido utilizados para bordar la superficie de las mantas de fibra vegetal, así como también aplicación de pigmentos en la superficie de (sobre) las esteras formando figuras geométricas.

En zonas altas de los Andes, pre-cordillera y altiplano, no hay antecedentes de uso de fibras debido al clima lluvioso que no permite conservar los restos orgánicos como sucede en los secos y salinos valles bajos de la costa.

Al mejorar su tecnología de subsistencia, aprendieron a transformar los diversos recursos naturales en vestimentas y cuerdas más elaboradas. Con técnica de torzal tejieron esteras e hilaron el algodón que utilizaban para fabricar parte de los utensilios de pesca. Entre los años 2000 y 1000 aC. elaboraron peinados y turbantes con hilados teñidos de rojo y ocre, además de mantas con técnica de torzal. La aplicación de tierra de color en la superficie de las fibras, después de hiladas y tejidas se hace más frecuente.

 

Manta de fibra vegetal con decoración pintada (Morro 1, ciudad de Arica)

Faldellín de fibra vegetal (La Capilla, costa de Arica)

 

Período Formativo (1000 aC- 500 dC)

Entre los años 1000 y 500 aC, correspondiente al período Formativo Temprano, la textilería avanza paralelamente a la experimentación en el cultivo de vegetales, el trabajo en cerámica y en metal. En esta época se conocen en la costa los primeros tejidos a telar.
Desde la zona costera de Pisagua hasta la costa sur de Perú, podemos apreciar asentamientos de pescadores cuya vestimenta consiste, mayoritariamente de faldellines de fibra vegetal, taparrabos, mantas afelpadas y bolsas de malla decoradas.

Entre 500 aC y 500 dC, se va consolidando la agricultura y el sistema de vida aldeano tanto en los valles bajos como en la costa. Continúan destinando el algodón para emplearlo como cordelería en el amarre o unión de los complejos instrumentos de pesca y caza marítima.

En el altiplano se desarrollaron grupos con organizaciones sociales y políticas bien estructuradas que irradiaron su influencia hacia sectores aledaños, especialmente los valles bajos y costas del norte de Chile y sur de Peru. De esa época datan tejidos a telar encontrados en sectores del valle de Azapa, con técnica de tapicería de ojal o kelim, formando figuras humanas de frente y perfil, llamas y sapos. Se trata de camisas y bolsas de hilados teñidos con tintes vegetales: azul, verde, ocre, rojo, y también colores naturales como blanco y diversas tonalidades de marrón. En la misma época se encuentran gorros y bolsas tejidas con aguja, en técnica de anillado simple y doble decoradas con formas geométricas escaleradas, en los colores ya mencionados y mantas afelpadas que imitan pieles de animales.

 

Detalle de Bolsa Malla (AZ-71, Cementerio San Miguel de Azapa)

Gorro con decoración escalerada (AZ-70, Túmulos de San Miguel de Azapa

 

Período Medio (500 dC - 1000 dC)

En este período, influenciado por la cultura Tiwanaku, el tejido adquiere una estructura iconográfica y decorativa notable. Se adoptan nuevas tecnologías y también nuevas formas de organizar el espacio tejido, con una clara demarcación de un centro, espacios intermedios, espacios laterales y bordes. Se introduce el concepto de simetría, que se mantiene hasta la actualidad en los tejidos andinos.
También se amplía la variedad de formas y usos como la inkuña, o paño rectangular usado en ceremonias, el taparrabo trapezoidal confeccionado de dos paños tejidos unidos en el centro, la chuspa, bolsa de uso ritual y la bolsa-faja, todas con una magnífica variedad de colores verdes, azules, ocres y anaranjados, además de los tonos naturales.

Es importante destacar el gorro de cuatro puntas polícromo y/o bícromo, con decoración geométrica y técnica de anudado entrelazado doble, y la faja con trenzado plano, que amarra las camisas.

Las camisas, prenda de uso tanto en hombres como en mujeres, son de forma rectangular, levemente trapezoidal, tejidas a telar con ligamento faz de urdimbre decoradas con grupos de listas de colores en los extremos laterales. Una gran variedad de bordados se ubican alrededor y en la base de la abertura de las mangas y de cuellos, cumpliendo la función de decorar y a la vez reforzar esas zonas. En el valle de Azapa se encuentran tres ejemplares de camisas con mangas. Los teñidos de reserva por amarras formando rombos, círculos y líneas se aplican a camisas de esta época, así como también la técnica de parches unidos cuidadosamente formando complejas composiciones de rombos.

En algunos sitios funerarios del valle de Azapa la vestimenta presenta un uso intensivo y se encuentra muy remendada, lo que hace suponer escasez de materia prima o poco acceso a comunidades de la puna, desde donde se obtenía lana de llamas y alpacas.

Los instrumentos utilizados para tejer en Los Andes en época prehispánica, no son distintos a los usados por los campesinos en la actualidad. El telar al suelo, para tejer la mayoría de las prendas y el telar de cintura, usado para tejer fajas. Para apretar la trama usan la vichuña o apretador, confeccionado con hueso de camélido.
Para unir, bordar y realizar tejidos de mallas usan diversos tipos de agujas, de espinas de cactus, hueso y metal. El huso se utilizaba para hilar la lana y el algodón. Estos eran generalmente de trozos de madera con tortera de hueso, piedra, cerámica o madera.

 

Detalle de camisa teñida con amarras (AZ-1, Sector Cabuza del Valle de Azapa)

Deformador de cráneo con decoración listada (AZ-141, San Miguel de Azapa)

 
Período Intermedio Tardío (1000 dC - 1400 dC)

Los habitantes de los valles costeros desarrollan exitosamente una economía mixta que combina la caza, pesca y recolección marítima con las actividades agrícolas. La textilería alcanza en esta época su mayor complejidad, especialmente en los aspectos iconográficos.

Representaciones zoomorfas (serpientes, monos, camélidos, felinos, ranas, arañas y otros), antropomorfas y geométricas, se organizan al interior de las listas o en toda la superficie de las piezas, en la mayoría de los casos usando la técnica de faz de urdimbre y urdimbres complementarias para las zonas decoradas.

Se mantienen en uso las formas mencionadas para el anterior período, y se introduce la bolsa talega, usada hasta la actualidad por poblaciones andinas para almacenar alimentos (quínoa o maíz en forma de grano o de harina). Continúa el uso de la chuspa o bolsa utilizada generalmente para contener hojas de coca y yerbas diversas. Al igual que la bolsa-faja, que además de permitir el transporte de hojas de coca y otros elementos rituales, también servían para amarrar la camisa, a modo de faja.
Las camisas son rectangulares y muy trapezoidales. Para lograr este efecto intercalan urdimbres suplementarias a la altura de los hombros. El gorro utilizado por estos grupos es hemisférico decorado y tejido con técnica de anillado. También abundan las bolsas de malla de tejido compacto o suelto, usadas para contener elementos asociados al tejido.

 

Detalle de Bolsa Faja con decoración zoomorfa (PLM 4, Costa de Arica)

Chuspa con flecos y decoración zoomorfa (PLM 2, Costa de Arica)

 

Período Tardío (1400 dC - 1500 dC)

La dominación incaica en los valles y costa produjo un cambio en el orden social económico e ideológico, que se nota claramente en los tejidos. En los rituales funerarios de este período los textiles son decorados a base de listados muy simples, en colores naturales, con excepción de algunos tejidos finos o cumbi destinados a la elite Inka que pueden haber llegado a esta zona como ofrenda, desde los valles del sur de Perú.

Desaparece la bolsa faja y se refuerza el uso de las talegas. Las bolsas chuspas son decoradas con figuras geométricas simples e intenso uso del color rojo anaranjado, además de los naturales.

El gorro característico de esta época presenta forma de fez y se estructura a base de un pabilo de lana grueso, poco torcido, enrollado en espiral, a través del cual se entretejen los hilados que forman el diseño, generalmente a base de ganchos y formas aserradas. Generalmente un conjunto de plumas adorna la cara superior.
Entre los textiles de este período es necesario mencionar el quipu, que consistía en un complejo sistema de cuerdas con nudos de diferentes tipos y colores dependientes de un cordón principal. Se usaba como instrumento de contabilidad y de acuerdo a la ubicación de los nudos permitía llevar un censo de personas, tierras e incluso podían registrar hechos históricos.

Los incas utilizaron los textiles en diversos contextos rituales, domésticos y también con fines de estatus político y religioso. Los campesinos debían tributar a sus jefes locales o curacas y al inca con turnos de trabajo en tejido. El inca a su vez regalaba de sus trajes a los vencidos para establecer lazos de dependencia basados en la reciprocidad. Grandes cantidades de tejidos se regalaban a los soldados y otros se quemaban en ofrenda a los dioses.

El uso de los tejidos en prácticas funerarias y otras actividades rituales ha permanecido desde épocas prehispánicas hasta la actualidad.

 

Inkuña con decoración listada y ajedrezada (PLM 6, Costa de Arica

Bolsa chuspa con decoración polícroma (PLM-6, Costa de Arica)

 

Período de Contacto Hispánico (desde 1532 dC)

La actividad textil en los Andes continuó teniendo gran importancia después de la conquista hispana. Incluso tempranamente se descubre la importancia de los tejidos como un bien transable en los mercados europeos. Por ello continúa siendo parte del tributo indígena y se exportaba desde las zonas de producción a otras regiones. (punto aparte)

Aún cuando en las comunidades andinas se continuó tejiendo con las técnicas prehispanas, paralelamente se introduce el telar europeo de pedales para fabricar telas burdas como la balleta de color azul, verde o café. No cabe duda que se pasó de un modo de producción familiar o comunitaria al obraje o grandes talleres colectivos que como parte de las actividades de las haciendas producían para los nuevos mercados coloniales.

En el valle de Azapa, en el terreno adyacente al Museo Arqueológico y sobre un cementerio prehispánico del siglo XI, se instalaron las casas de una hacienda colonial. Excavaciones en los sectores de basurales han permitido rescatar fragmentos de tela de balleta y de algodón, seguramente destinado a los sectores populares y también hermosos vestidos probablemente confeccionados en la región, pero con telas estampadas de origen europeo. Las telas reflejan un mundo sesgado de clases y castas del período colonial, así como la irrupción de los mercados internacionales.


 

Camisa de niña de algodón (Az-8, sitio colonial de Azapa)

 

Otros recursos en Internet:

Para saber Más:

Agüero C.

2000 Las tradiciones de tierras altas y de valles occidentales en la textilería arqueológica del valle de Azapa. Chungara 32(2): 217-226.

Cereceda V.

1978 Sèmiologie des tissus andins: les talegas d'Isluga. Annales 33(5-6): 1017-1035.

1987 Aproximaciones a una estética andina: de la belleza al tinku. En Tres reflexiones sobre el pensamiento andino, editado por Javier Medina, pp. 133-231. Editorial Hisbol, La Paz.

Murra John V.

1989 Las funciones del tejido andino en diversos contextos sociales políticos. En Arte Mayor de los Andes, pp. 9-19. Museo Chileno de Arte Precolombino, Santiago.

Gavilán V.

2001 Antecedentes etnográficos acerca de la muerte y los tejidos en el ajuar mortuorio. Chungara, en prensa

Gavilán V. y L. Ulloa

1993 Textilería Aymara. En Memoria y Cultura. Femenino y masculino en los oficios artesanales, pp. 73 -89. Centro de Estudios para el Desarrollo de la Mujer, Santiago.

1992 Proposiciones metodológicas para el estudio de los tejidos andinos. Revista Andina 19: 107-134.

Horta, H

1998 Catálogo de motivos de la decoración estructural de textiles arqueológicos del valle de Azapa, Arica, Chile. Boletín del Comité Nacional de Conservación Textil 3: 145-167.

1999 Estudio iconográfico de textiles arqueológicos del valle de Azapa, Arica. Chungara 29(1): 81-108.

Ulloa, L.

1985 Textilería Prehispánica en Arica. En Culturas de Arica, editado por C. Santoro y L. Ulloa, pp. 71-80. Serie Patrimonio Cultural Chileno, Ministerio de Educación. Santiago

1985 Vestimentas y adornos prehispánicos en Arica. Arica Diez mil años: 15 -23. Museo Chileno de Arte Precolombino, Santiago

Ulloa, L. y V. Standen

2000 Estudio de una prenda textil asociada al Inka, en la costa norte de Chile (Camarones 9): Las mantas que envuelven los cuerpos. Chungara 32(2): 259-261.

 

Volver

Volver a Patrimonio

 

© 1999-2001, Masma WEB, Museo Arqueológico San Miguel de Azapa.

Se permite la copia de los textos, imágenes y otros recursos de esta página, siempre que esta nota se mantenga y se citen los autores correspondientes.

Está página fue modificada por última vez el día .