La Universidad, en su enfoque de mejora continua, ha pasado de un Proyecto Educativo Institucional (Decreto Exento N 00.1389, 2006), a un nuevo Modelo Educativo, que considera en el proceso de formación, nuevos elementos tales como las actuales directrices, análisis y estudios nacionales en educación superior, le otorgan un nuevo cuerpo que guiará la formación profesional de los estudiantes.

Desde su aprobación (Decreto Exento N 00.722/2011), se han emprendido una serie de acciones tanto administrativas como académicas para institucionalizar y poner en marcha este Modelo Educativo, a saber un Diplomado en Pedagogía Universitaria dirigido, en su primera versión, a académicos que hacen docencia en carreras con altas tasas de reprobación, un Programa de Inducción a la vida universitaria en tres fases, creación de un Centro de Escritura, un Diagnóstico Integral del Aprendizaje, entre otras acciones.

En síntesis, se puede concluir que:

El Proyecto Educativo Institucional orientó al sistema docente, permitiéndole avanzar en indicadores de resultado tales como: 

-

Mejoras notables en las tasas de titulación y duración de las carreras. Se ha logrado una mayor tasa de titulación pasándose del 48% al 58%, y reduciendo la duración efectiva de las carreras de 1,72 a 1,62 veces la duración teórica.

-

Mejoras notables en las tasas de titulación y duración de las carreras. Se ha logrado una mayor tasa de titulación pasándose del 48% al 58%, y reduciendo la duración efectiva de las carreras de 1,72 a 1,62 veces la duración teórica.

-

Mejoras en la inserción laboral. En la acreditación anterior, la proporción de empleo era del 85%, una renta promedio de $600.000 (en moneda 2012), pasando en el 2011 a 9una proporción de empleo igual al 89% y una renta promedio de $1.009.450.

-

Mejoras notable en Movilidad Social, pasando de una proporción promedio renta egresados/renta padre   de 2.33 veces a 3.16 veces.

-

Mejoras notables en acreditación de carreras de pregrado, pasando de 6 carreras en la acreditación institucional anterior, a 20 carreras acreditadas actualmente.

Reconociendo el notable éxito del proyecto educativo institucional implementado a partir del año 2006, la evaluación del mismomostró que para lograr nuevos saltos cuantitativos y cualitativos, adicionales a los logrados era necesario mejorar el modelo educativo vigente. De hecho, la Universidad de Tarapacá buscará alcanzar al año 2016, índices de titulación y de duración efectiva de sus carreras equivalentes a lo que se logran en los países desarrollados. Para estos fines se estimó imprescindible mejorar el modelo en los siguientes aspectos:

-

Actualizar y asumir el perfil de ingreso de los estudiantes como un factor inherente al quehacer institucional y como un elemento de entrada no modificable, en el corto plazo, sobre el cual la institución debe levantar su plataforma docente.

-

Actualizar el perfil de los académicos, y asumirlo como un elemento de entrada, aunque modificable y perfectible en el corto y largo plazo mediante programas de perfeccionamiento.

-

Asumir al estudiante como el foco y centro neurálgico de la docencia y del éxito de los procesos de formación.

-

Optimizar las mallas curriculares posibilitando las salidas intermedias y la vinculación directa e inmediata con el postgrado.

-

Optimizar las metodologías de enseñanza y las estrategias didácticas, con un foco y centro en el estudiante.

-

Optimizar los perfiles de egreso y la definición de las competencias transversales necesarias para cumplir con el propósito de movilidad social que tiene la institución.