Imagen foto_00000003Mantener las frutas y hortalizas libres de hongos que deterioran estos productos, sin afectar su alta calidad ni su producción inocua son las principales características de Fungifree AB®. Así, el uso de este bioproducto facilitaría la exportación de frutas y hortalizas a países donde el uso de pesticidas químicos se encuentra fuertemente regulado. El Doctor Leobardo Serrano, uno de los creadores de este biofungicida, compartió su experiencia en una charla y en el curso "Escalamiento de Fermentaciones Fúngicas". Las actividades se realizaron en la Universidad de Tarapacá de Arica (UTA), en el marco del proyecto colaborativo que esta casa de estudios tiene con la U. de California, Davis en Chile (UC Davis Chile).

"Este camino no fue fácil, debió pasar más de una década de trabajo de investigadores mexicanos para poder recién comenzar a comercializarlo", comentó ante la audiencia el Dr. Serrano (54), encargado de la Unidad de Escalamiento y de la Planta Piloto del Instituto de Biotecnología de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Imagen foto_00000002En la charla realizada en el Campus Azapa UTA, el doctor Serrano explicó el desarrollo de Fungifree AB®. "Nuestro proyecto inicial tuvo como objetivo sólo la investigación aplicada. El desarrollo del proyecto involucró desde los primeros estudios de ciencia básica, hasta el otorgamiento de los registros de uso por parte de autoridades mexicanas. Lo anterior, requirió que los investigadores involucrados enfrentaran el proyecto con una visión más tecnológica que académica, lo que permitió proteger el desarrollo mediante una patente y la creación de la empresa que finalmente licenció la tecnología y llevó el biofungicida al mercado", comentó el ingeniero bioquímico industrial mexicano.

Fungifree AB® es el primer biofungicida desarrollado en México que llega al mercado y es fruto del trabajo conjunto de instituciones públicas y privadas. Ha sido reconocido por organizaciones nacionales e internacionales con premios a la innovación, como el Premio Innovagro 2017 en la Categoría Innovación Tecnológica. En noviembre de 2014 recibió la certificación como producto orgánico.

El doctor Freddy Boehmwald, Investigador Principal de UC Davis Chile en el proyecto colaborativo con la UTA, explicó la relevancia del desarrollo de bioproductos. "Existe un agotamiento del uso de los recursos químicos, ya que muchas patógenos vegetales son resistentes a éstos. A esto se le debe sumar que los consumidores, en general, así como el mercado global exigen alimentos sin pesticidas o con el mínimo posible. Hay todo un recambio en la agricultura", detalló el doctor Boehmwald, también Coordinador de Desarrollo de Bioproductos de UC Davis Chile.

Imagen foto_00000001"La charla del doctor Serrano mostró que para sacar el conocimiento científico del laboratorio se necesita voluntad y claridad de objetivos. Articuló una necesidad de la industria, en términos de exportación agrícola, con el conocimiento científico y ofreció una solución a un problema real", puntualizó el doctor Germán Sepúlveda, académico de la Facultad de Ciencias Agronómicas e Investigador Principal de la UTA en el proyecto colaborativo. Y añadió: "La visita del doctor Serrano fue tremendamente provechosa, ya que discutimos algunos aspectos clave del proceso de desarrollo de un bioplaguicida, basado en una bacteria con actividad biocontroladora".

Proyecto colaborativo U. de Tarapacá – U. de California, Davis en Chile

En abril de este año, la UTA y UC Davis Chile comenzaron a tomar muestras del valle de Lluta, Socoroma, Belén y otros sectores de la Región de Arica y Parinacota, con el fin de pesquisar microorganismos asociados a cultivos con prácticas agrícolas ancestrales, donde el uso de agroquímicos es prácticamente nulo y que poseen un enorme potencial para el desarrollo de bioproductos.

En el marco de este proyecto se han realizado una serie de actividades, como el taller de Bioinformática, dictado por el doctor Eduardo Castro de la U. Andrés Bello y charlas de investigadores postdoctorales asociados al proyecto, los doctores Patricio Muñoz y Denise Cifuentes.