La Universidad de Tarapacá reconoce que las demandas que han surgido desde las diferentes manifestaciones de mujeres de nuestro país y en particular de nuestras alumnas, funcionarias y profesoras tanto en Iquique como en Arica, han visibilizado y ayudado a tomar conciencia por parte de la comunidad universitaria de la realidad de discriminación y violencia de género que viven las mujeres, así como también las situaciones de acoso laboral en los espacios universitarios, tanto en su dimensión de estudiantes, funcionarias y académicas y, de la necesidad de avanzar hacia una política decidida de erradicación de las creencias y prácticas que propician y profundizan la desigualdad entre hombres y mujeres.

Estamos también convencidos que debemos rechazar terminantemente la discriminación arbitraria, esto es, conductas de distinción, exclusión o restricción que carecen de justificación razonable y que causan privación, perturbación o amenaza en el ejercicio legítimo de los derechos fundamentales reconocidos por la Constitución Política de la República y los tratados internacionales relativos a la materia y vigentes en Chile de todos quienes constituyen la comunidad universitaria.

Hemos ajustado nuestro Sistema de Dirección Estratégica señalando en nuestra Misión a la equidad como uno de los valores a promover, también hemos explicitado en nuestros compromisos institucionales lo siguiente:

"Compromiso con el perfeccionamiento de una sociedad justa, humanista y democrática. La Universidad de Tarapacá se compromete a garantizar un ambiente institucional donde prime el pluralismo, la tolerancia y la diversidad; la solidaridad y la inclusión; y el respeto por la dignidad, la perspectiva de género y los derechos fundamentales de las personas, con independencia de su origen y condición, formando profesionales y ciudadanos aptos para el perfeccionamiento de la sociedad."

En el mismo ajuste del Sistema de Dirección Estratégica, hemos comprometido el desarrollo de programas tales como:

  • Plan de articulación vertical y horizontal de valores sello.
  • Creación de créditos sociales y de investigación.
  • Revisión Modelo Educativo. Incorporar enfoque de derecho y enfoque género en planes de estudio.

Motivados en torno a una reflexión y discusión acerca de las conductas constitutivas de acoso sexual, acoso laboral y discriminación arbitraria; conscientes de la necesidad de contribuir a la disminución de las brechas de género persistentes entre hombres y mujeres que siguen impidiendo una efectiva equidad y comprometidos con la visibilización y rechazo de las conductas ya señaladas, la Universidad ha apoyado la realización de jornadas de trabajo tanto en Arica como en Iquique para, de manera triestamental, proponer mecanismos de acción ante esta realidad.

Este trabajo triestamental, con la Mesa Mujeres - equidad y universidad, persiguió dos grandes objetivos:

  • Generar un protocolo que regule un adecuado abordaje de las conductas constitutivas de acoso sexual, acoso laboral y discriminación arbitraria en la Universidad de Tarapacá.
  • Sentar las bases para la creación a corto plazo de una unidad, en la estructura de la Universidad, que sea la encargada de abordar adecuadamente el tratamiento de todos los temas mencionados en el punto anterior así como generar las políticas y proponer las acciones necesarias para avanzar hacia una Universidad no sexista, inclusiva y sin tolerancia al acoso.

El trabajo realizado en estos últimos días en que se han encontrado los tres estamentos y que ha sido además un esfuerzo mancomunado entre las comunidades de Iquique y Arica que nos ha permitido trazar una ruta para abordar de mejor manera los desafíos, creemos que se han dado muestras claras en esa dirección. En este contexto estas acciones pretenden dar una respuesta global a la problemática planteada en el entendido que es el inicio de un trabajo que debe instalarse en la Universidad en forma permanente.

Hemos recibido el informe de la Mesa Mujeres - equidad y universidad con las actividades desarrolladas, que colocamos a disposición de la comunidad junto con este comunicado, corresponde ahora elaborar con estos insumos la propuesta que permitirá contar con la primera versión del protocolo así como instalar las instancias necesarias para continuar avanzando, todo esto a un corto plazo.

Aclaramos que ninguna de estas acciones, además de otras como realizar una jornada de inducción a los temas de género y equidad para los directivos y funcionarios, ha sido condicionada a que los estudiantes movilizados depongan su actitud. Sin embargo creemos que la situación de anormalidad y el clima de violencia que se vive en los diferentes campus de la Universidad, carece de fundamento y estamos convencidos de que es más que necesario y fundamental volver a la completa normalidad.

Hacemos un llamado al estudiantado movilizados a retomar las actividades a la brevedad, de esa forma las decanaturas y la administración central podrán tomar las medidas necesarias para evitar perjuicios mayores y conseguir que los procesos formativos se realicen a cabalidad. Continuaremos promoviendo el uso de la razón y el dialogo permanente por sobre las acciones que violenten el normal funcionamiento de la institución. La situación de incerteza que nos depara la actual Reforma de la Educación Superior, y en particular de las universidades estatales, requieren de una cohesión en la comunidad universitaria y gran entereza para enfrentar los nuevos desafíos.