El sistema de gobierno institucional se basa en estructuras de autoridad establecidas formalmente, las que junto con las distintas herramientas de dirección estratégica institucional, configuran el eje central de la toma de decisiones corporativas, otorgando los lineamientos estratégicos necesarios que delimitan el marco de acción institucional.

Ahora bien, respecto al análisis estratégico, el proceso de dirección estratégica entrega los lineamientos que orientan el quehacer institucional y determina las prioridades institucionales, otorgando un primer marco para la toma de decisiones. En relación con la implementación de la estrategia, la orgánica institucional delimita las estructuras de poder formales y define las responsabilidades para cada cargo, lo que facilita igualmente la toma de decisiones. Adicionalmente, se debe destacar que los subsistemas mencionados dentro de la toma de decisiones y manejo de la información, corresponden a soportes tecnológicos de información que apoyan la toma de decisiones, a través de la disposición de información oportuna y veraz. Finalmente, cabe mencionar que las normativas y regulaciones, tanto internas como externas, igualmente dan soporte al sistema de gobierno institucional.

El gobierno universitario se desenvuelve en una cultura de fuertes liderazgos y compromisos con las principales herramientas de dirección estratégica, tales como el actual Sistema de Dirección Estratégica Institucional 2011-2016, las cuales se complementan con el trabajo en equipo, la colaboración, la confianza y el respeto por los colaboradores. Existen cuerpos intermedios claramente definidos que participan y apoyan una mejor toma de decisiones. Adicionalmente, existen políticas, normas y procedimientos establecidos que enmarcan y regulan el proceso de toma de decisiones.

Finalmente, se debe destacar que existen procesos y herramientas de carácter profesional y técnico que se aplican para evaluar la pertinencia de las estructuras existentes y proponer cambios e innovaciones cuando se estima conveniente. En lo esencial la Universidad cuenta hoy día con un sistema de gobierno que le permite:

- Alinear metas y objetivos propuestos.

- Contar con la flexibilidad requerida para gestionar cambios e innovación.

- Asegurar la calidad de sus procesos.

- Mejora continua de los procesos y la cultura organizativa.